La vida

"La vida es maravillosa si no se le tiene miedo"
Charlie Chaplin

lunes, 10 de febrero de 2014

Proyecto Mixed media y Cia. Sentimientos

2ª Página. Odio.
Para esta creatividad mi palabra extraída de la bolsita ha sido la de odio. Y la verdad, hubiera preferido otra. Pero he decidido seguir adelante y no hacerme trampa. Explorar esta emoción y darle salida. Es una emoción que no cuenta de buena fama, aunque sí, de muchos seguidores.

Quisiera adentrarme un poco en esta emoción y reflexionar acerca de ella.
No llegamos al odio de forma inmediata, se requiere de tiempo, se va alimentando con otras emociones que cuando no somos capaces de transformar y darles una respuesta adaptativa se van oscureciendo  en nuestro interior y se van corrompiendo. De manera que el odio aparecerá como última fase de un proceso emocional no resuelto ni gestionado adecuadamente. Cuando ya se ha instaurado en la persona, la ocupa de tal manera que las demás emociones ya no tienen cabida. 
Únicamente convive el odio con otras emociones que son de su constelación familiar, como son los celos, la rabia, el asco, la aversión, el desprecio, la envidia y el rencor... Y donde anidan todas estas emociones no hay espacio ni lugar para que crezca el amor, la alegría, la confianza, la bondad, la serenidad...

Nos alejamos de las personas que transmiten emociones tan contaminantes y dañinas. Por lo que el odio hace que la persona esté sola, y todo lo que le rodea está oscuro. 
El odio es autodestructivo, consume a la persona que lo padece, y la secuestra de tal manera que no es capaz de dedicarse a nada más, exige toda su atención y tiempo. Tiñe su vida con todos los colores que rodean a esta emoción, y se paga un precio altísimo cuando se habita en ella.
Una vez queda inoculado el odio, éste adquiere una fuerza devastadora. Se contagia, contamina y va ligado a la obsesión y al fanatismo.
El que odia, se consume. El que odia desea hacer el mal y perjudicar al prójimo.

Y cómo no entrar en él o luchar en contra? 
Se trata de hacer invertir toda esa energía desadaptativa y contaminante en dirección totalmente contraria. 

La persona que tiene como sentido de su vida ser feliz, se rodea de emociones de otra constelación muy distinta. En ella hay espacio para la ilusión, la esperanza, la búsqueda del bienestar personal y común, y sus acciones van encaminadas a la consecución del "bien ser". 

La vida es como un eco. Y si no nos gusta lo que nos ofrecen los demás, nuestro trabajo es utilizarlo como espejo para ver qué es lo que cada uno de nosotros estamos emitiendo hacia el exterior. 
Preguntémonos qué podemos hacer cada uno de nosotros., en nuestros pequeños entornos y  microclimas emocionales.
El mundo es como es, pero nosotros formamos parte del mundo. Y ahí radica nuestra fuerza, cada semilla que plantemos "del mundo en el que nos gustaría vivir", podemos sembrarla nosotros. 
Observemos nuestras emociones, escuchemos qué nos quieren decir y trabajemos con ellas para que nos permitamos buscar soluciones sanas para todos. Y lleguemos a superarnos y mejorar. Podemos, aunque cueste, labrar ese camino de emociones donde resida la generosidad, el amor, la alegría, el compañerismo, la bondad y la esperanza.







8 comentarios:

  1. A eso le llamo expresar el sentimiento con garra, fuerza.... cuantas cosas terribles genera el odio. Me encanta la entrada con esas reflexiones.
    Besos
    Pilar Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, muchas gracias por tus aportaciones, ciertamente es una fuerza muy poderosa que es importante mantener a raya. Un beso.

      Eliminar
  2. Muy buena tu interpretación!!!! Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida por tu vista y por tus palabras. Un beso.

      Eliminar
  3. Te ha quedado estupenda tu interpretación!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu interpretación Laura, super logrado. Muchas gracias por tu aporte sobre este sentimiento desde el punto de vista de la psicologia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Te lo agradezco Mila, es un gusto poder compartirlo con vosotras. Gracias por leerme. Un abrazo.

    ResponderEliminar